News

« Volver

24/10/2013

Deporte y hemorroides: la actividad que nos hace bien

No a correr y a ir en bicicleta, si a la nataciĆ³n, yoga y estiramiento suave

Hay un mito que desmontar para quien busca una cura para las hemorroides: a menudo se suele evitar la actividad física por miedo a generar microtraumatismos locales.  El deporte, si se practica con moderación y regularmente, es útil y su beneficios son tangibles.  El movimiento favorece el retorno venoso de las arterias inferiores y de la parte pélvica, los músculos abdominales se relajan y se facilita el tránsito intestinal.  Estos beneficios son particularmente favorables en el caso de sufrir hemorroides.

Entre los deportes contraindicados están correr, el culturismo, ciclismo, motociclismo, levantamiento de pesas, la hípica, piragúismo y actividades de remo.  Estas actividades en exceso fuerzan las estructuras de la parte inferior del abdomen, lo que puede resultar en estrés para la parte recto-anal.

Las actividades físicas permitidas y beneficiosas para la enfermedad hemorroidal son los deportes acuáticos como la natación, acquagym, o el ejercicio suave, como el yoga, pilates y los estiramientos.

Para fortalecer el suelo pélvico y los músculos abdominales, es muy útil el cardio-fitness (siempre practicado con moderación). Incluso el trote ligero y caminar al aire libre está permitido porque favorecen la circulación de la sangre y mejora la respiración.

Recordamos que es aconsejable acompañar el ejercicio con una dieta rica en fibra, beber mucha agua y cuidar la higiene íntima.