News

« Volver

03/11/2015

Remover las hemorroides no es nunca una buena idea. Sobre todo… con autocuración

Los percances de un cincuentón chino mientras llevaba a cabo un torpe tentativo

Las personas que sufren de hemorroides pueden probar una sensación de incomodidad y vergüenza tan fuerte que eligen la discreción total con respecto al tema. Esto conlleva, con frecuencia, que ni siquiera al propio médico se le ponga al tanto del problema, con todas las consecuencias negativas que de ello se desprenden.

Además de la falta de apertura y transparencia en la relación médico-paciente, existen personas a las que evidentemente les falta un poco de sentido común. Es este el caso de un ignoto cincuentón chino, oportunamente bautizado por los medios de información con el nombre de Mr. Kao, quien decidió optar por una cura personal contra las hemorrides ahí donde no habría debido meter mano. 

Usando un pequeño cuchillo de juguete en forma de sable, Mr. Kao trató de extirpar las hemorroides de las cuales decía había sufrido por años, con el resultado que, sin embargo, fue a dar al hospital porque el improvisado bisturí se le quedó encastrado en el lugar en el cual... no alumbra el sol.

Los especialistas sanitarios, despúes de visitarlo, removieron el pequeño cuchillo y medicaron al paciente dándole algunos días de convalecencia. El pobre Mr. Kao tuvo la mala suerte de entrar a urgencias justo mientras un equipo de televisión estaba grabando un reportaje con lo cual su historia se convirtió en un asunto de dominio público.

Al menos el "caso" nos sirve como pretexto para recordar – ¡mejor una vez más, que una vez menos! – que es solamente con la ayuda y el diagnóstico de un profesional que es posible encaminarse hacia un camino de cura eficaz contra los problemas hemorroidales.



Visualizza Immagine