Método THD

Los puntos fuertes del método THD para el cuidado de las hemorroides:

  • El tejido hemorroidal no es extirpado y la anatomía del canal anal queda inalterada. Esto permite la posibilidad de realizar otras operaciones en el canal anorrectal en el futuro y preservar las partes anatómicas encargadas de la continencia.
  • La operación es bastante indolora ya que no se elimina tejido y la sutura se efectúa por encima de la línea dentada, en una zona sin terminaciones nerviosas sensitivas;
  • La operación se lleva a cabo en régimen ambulatorio y con anestesia local y al paciente se le hospitaliza y se le da de alta en 24 horas.
  • Se reanuda la actividad laboral transcurridos 2-3 días después de la operación.
  • La tasa de recidivas es muy baja
  • Se puede usar para hemorroides de 2°, 3° y 4° grado, incluso sangrantes.

¿Qué es el Método THD?
Se trata de una operación quirúrgica innovadora para el tratamiento de las hemorroides, caracterizada por ser mínimamente invasiva y con un escaso impacto doloroso. El método THD consiste en suturar con puntos quirúrgicos la arteria hemorroidal que lleva el flujo de sangre a los paquetes hemorroidales. Esta intervención se conjuga con la pexia del prolapso muco-hemorroidal, es decir que, en el conjunto de la misma operación, se vuelve a colocar la mucosa que ha sufrido el prolapso en la posición originaria, aliviando uno de los síntomas típicos de los estados avanzados de la enfermedad.
 
¿Cuándo debe utilizarse el Método THD?
El método THD encuentra aplicación en hemorroides de 2°, 3° y 4° grado y es resolutorio para molestias que derivan del hiperflujo de sangre a las hemorroides como el sangrado, la congestión y el edema.
 
¿Cómo se realiza la operación?
El método THD o desarterialización hemorroidal transanal aúna la sutura de la arteria hemorroidal mediante guía doppler con la pexia del prolapso muco-hemorroidal. La operación se realiza en Day Surgery (cirugía ambulatoria) con anestesia. Se utiliza un anoscopio fenestrado autoiluminador, por cuya ventana sale una sonda doppler que permite identificar con precisión las ramas de la arteria hemorroidal que se deben suturar. La técnica quirúrgica consiste en detectar mediante la sonda doppler las ramas de la arteria hemorroidal superior, que son ligadas con un punto alrededor de la arteria. Seguidamente se procede a un "lifting" de la mucosa que ha sufrido el prolapso. Gracias a este procedimiento se obtiene la descongestión y el cese del sangrado de los paquetes hemorroidales, reduciéndose al mismo tiempo el posible prolapso, y recolocándose los paquetes hemorroidales en su ubicación natural.
 
Después de la operación
El método THD es una técnica mínimamente invasiva para el tratamiento de las hemorroides: esto significa que no se produce ninguna extirpación de tejido y no quedan heridas a cicatrizar.
El paciente puede notar una sensación de pesadez y malestar inmediatamente después de la operación, síntomas que, sin embargo, van disminuyendo gradualmente al cabo de algunos días y pueden tenerse bajo control con analgésicos comunes. A las 48 horas, el paciente puede reanudar su vida normal. No se producen graves complicaciones: puede producirse un ligero sangrado, que cesará en pocas horas, o bien una sensación de urgencia de defecar inmediatamente después de la operación, situación también ésta transitoria. No son necesarias terapias médicas especiales pero es aconsejable una dieta rica en líquidos y fibras para favorecer evacuaciones con heces blandas, eliminando el trauma del bolo fecal en el canal anal. El tratamiento de la patología hemorroidal con el método THD puede considerarse resolutorio en la mayoría de los casos: los riesgos de recidivas o recaídas son, de hecho, muy raros.