Síntomas Hemorroides

La patología hemorroidal es una de las más comunes manifestaciones de insuficiencia venosa crónica a cargo de plexos hemorroidales y constituye la patología proctológica más difundida en los países occidentales.

La patología se manifiesta cuando un tejido hemorroidal aumenta demasiado de volumen y colapsa, o bien cuando se convierte en foco de hematomas y comienza a sangrar o, todavía, cuando a su interno se forma un trombo pruriginoso o doliente. Se estima que en los países industrializados cerca del 50% de la población por arriba de los 50 años sufra o haya sufrido de síntomas ligados a la patología hemorroidal. La alta incidencia y la especificidad de los síntomas requieren un diagnóstico profundo que excluya otras patologías del tracto digestivo inferior, con particular atención a las neoplasias.

Para curar eficazmente esta patología es necesario primero que todo reconocer en manera oportuna los más comunes síntomas de las hemorroides.

¿Cuáles son los síntomas de las hemorroides?

  • Sangrado de color rojo vivo, presente en el 80-90% de los casos;
  • Sensación de malestar localizado en el ano, presente en el 65%;
  • Picor anal debido a dermatitis, presente en el 62% de los casos;
  • Prolapso, es decir, deslizamiento hacia abajo de los paquetes hemorroidales, que salen del canal anal, presente en el 50% de los casos;
  • Dolor, normalmente relacionado con la aparición de una fisura o una trombosis relacionada con las hemorroides externas, presente en el 35% de los casos;
  • Pérdidas de mucus (mucorrea), que pueden causar la aparición de micosis o infecciones, presente en el 30% de los casos.
Los síntomas de la enfermedad hemorroidal no son constantes, sino que varían a lo largo del tiempo: pueden manifestarse de forma aguda o menos aguda, desaparecer incluso espontáneamente o reaparecer con empeoramientos considerables. Algunas condiciones del paciente, como por ejemplo embarazo, esfuerzos repetidos, diarrea, estreñimiento, viajes y cambio de trabajo o de estación pueden influir sobre los síntomas de las hemorroides.

¿Cómo se diagnostican las hemorroides?

Algunos síntomas de las hemorroides, como el sangrado, pueden confundirse con los de otras enfermedades anorrectales, por tanto, un diagnóstico seguro sólo puede conseguirse mediante una consulta coloproctológica con anoscopio. El anoscopio es el instrumento que permite visualizar el canal anal y, por consiguiente, las hemorroides, así que realizar también un diagnóstico de enfermedad hemorroidal y una clasificación del grado de las hemorroides. La clasificación es fundamental, sobre todo para aplicar al paciente el tratamiento adecuado y la terapia más eficaz que depende de cada persona.

La clasificación que se está usando actualmente para las hemorroides es la clasificación llamada según Goligher de 1975:
  • 1° grado: están presentes ectasias vasculares del canal anal, las hemorroides pueden sangrar pero no se produce ningún prolapso
  • 2° grado: las hemorroides sufren un prolapso con la defecación, pero el prolapso se reduce espontáneamente
  • 3° grado: el prolapso hemorroidal que se produce con la defecación se puede reducir sólo manualmente
  • 4° grado: se produce un prolapso hemorroidal permanentemente externo, que no puede reducirse
En base a esta clasificación, atribuida con la consulta coloproctológica, el médico puede aconsejar el mejor tratamiento para la enfermedad hemorroidal. (enlace a la página tratamiento).